Por qué el café nos hace vivir más tiempo

El café es la bebida más consumida del planeta: más de 9 millones de toneladas se beben en todo el mundo, con un crecimiento anual del 1% desde la década de los 80. Este oscuro brebaje que nos tiene enganchado a más de uno fue descubierto hace ya muchos siglos en la meseta de Etiopía y, después de llegar a Europa a través de los musulmanes, ha ido conquistando con el paso de los años espacios públicos y hogares hasta convertirse en el fenómeno cultural que es hoy.

La Ciencia nos dice ahora que parte de culpa de la cafeinización del mundo se explica por una mutación genética. En concreto, según la Universidad de Harvard, hasta 8 genes de nuestro ADN influyen en nuestros hábitos de consumo de café, que se transmitirían de forma hereditaria de padres a hijos al igual que el tabaquismo o el alcoholismo.

Los investigadores también coinciden en señalar que la popularidad del café es positivo porque tiene beneficios para nuestra salud. Por eso, en elCafetero.es nos hacemos eco de estudios recientes que hablan de que beber café nos hace vivir más tiempo.

Reduce el riesgo de padecer cáncer

El profesor de Medicina en Harvard Medical School, Sanjiv Chopra, tomó conciencia del poder del café al preguntar a enfermos hepáticos por sus hábitos cafeteros y comprobar que ninguno tomaba café. Sus investigaciones han concluido que el consumo de café disminuye los niveles de enzimas hepáticas y protege nuestro hígado contra el cáncer y la cirrosis. Otros estudios de Harvard sugieren que el consumo regular de café reduce el riesgo de padecer cáncer de próstata, y que también disminuye el riesgo de padecer cáncer de piel hasta en un 20% entre bebedores de 3 cafés al día.

Otro efecto positivo sobre nuestra salud tiene que ver con el Parkinson. Desde la Universidad de Harvard señalan que beber 4 ó 5 tazas al día previene el riesgo de padecer Parkinson a la mitad comparado con personas que beben poco o ninguna bebida cafeinada. Una cantidad de café nada desdeñable…

Ayuda a adelgazar

Nuestro metabolismo también agradece un café de vez en cuando. Ten en cuenta que el café tiene menos de 5 calorías si lo tomas en su versión más oscura y auténtica: el café solo. No nos referimos por lo tanto a cafés mezclados con leche o azúcar en cantidades altas, como puedes encontrar en un café con leche de Starbucks (con hasta 327 calorías).

Un café solo no tiene grasas saturadas, ni carbohidratos y, por eso, se considera una bebida saludable. La clave está en la materia prima: si te acostumbras a comprar café de calidad y fresco no te atreverás a echarle azúcar ni leche para apreciar así sus aromas y matices de forma plena.

Además, en deportes de resistencia como ciclismo y atletismo es común tomar una taza de café antes de competir porque aumenta la presencia de ácidos grasos en la sangre, que usamos como combustible cuando hacemos ejercicio y permite que aguantemos más tiempo.

‘Medicina’ contra la depresión

Las buenas noticias para los cafeteros no terminan aquí. Otro estudio de la Universidad de Harvard vincula el consumo de café con una menor tasa de depresión entre las mujeres: beber 4 o más tazas de café al día disminuye un 20% la posibilidad de padecer depresión. El café reduce también el riesgo de conducta suicida en un 50%, según la misma institución.

La asociación entre café y buena salud parece bastante evidente. Así lo sugieren también investigadores de la Imperial College de Londres y la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC): beber 3 tazas de café o más al día reduce la mortalidad prematura un 18% en hombres y un 8% en mujeres. Traducido a minutos, cada café añade 9 minutos a la vida de un hombre y 3 minutos a la de una mujer. ¡Larga vida al café!

¿Y el café descafeinado?

Los expertos señalan que el café es una bebida muy compleja con numerosos componentes bioactivos, pero no queda claro cuáles son responsables del efecto beneficioso sobre la salud. Aunque alguno de sus efectos positivos también se dan con el café descafeinado; otros, como en el caso del cáncer de piel y el Parkinson, o su asociación con la depresión o el suicidio, no se daría entre bebedores de café descafeinado.

Entonces, ¿cuánto café es recomendable tomar al día?

Cualquier exceso no es bueno para la salud. La moderación en la ingesta del café deber ser la nota habitual y, según los datos agregados de distintos investigadores, parece que una cantidad de café de entre 3 y 4 tazas al día podría ser una medida ideal. Más de 4 tazas no parece tener efectos beneficios y, superar las 5 tazas, podría tener consecuencias negativas para el corazón.

Markus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *