Vocabulario cafetero básico para hablar mejor de café

Podemos encontrar diferentes e interesantes libros sobre el café, que nos cuentan la historia del brebaje como Del origen y el progreso del café de Antoine Galland. Ediciones bonitas, para regalar o poner en la mesita del salón (bien llamada coffee table en países anglosajones). Libros originales, como El Cafecedario de Emilio Baqué Delás, en cuyas páginas plasma ideas, anécdotas, conocimientos, experiencias y reflexiones siguiendo un orden alfabético.

También comienzan a publicarse libros que expresan la nueva ola en la que el café está actualmente sumergido.

De pronto, una de las bebidas más consumidas en el mundo se encuentra subido a un pedestal gourmet, se equipara a otros productos artesanales con gran cultura detrás como el pan o el vino, se vuelve ecológico, los camareros ya no son camareros sino baristas, aparecen miles de matices diferentes que los consumidores aprenden a apreciar. Coffee Nerd: How to have your coffee and drink it too, de la periodista Ruth Brown no disponible en español, intenta comprender y hacer accesible este fenómeno.

Café para todos

Ruth Brown no es una barista hípster y puntillosa y tampoco posee un tostador de café. Cuando algo te gusta, en general deseas saber más sobre el tema y eso es exactamente lo que hizo. En su libro, Ruth adentra a sus lectores en el secreto de convertirse en un entendido del café, sin que el libro sea complejo ni denso. Consigue que cada taza que tomes sea más sabrosa e interesante.

Tal y como explica la periodista a PAIR Magazine, “quise escribir algo que explicara realmente esta nueva moda del café y además quise escribirlo desde el punto de vista del consumidor. Conozco a mucha gente normal que se siente un poco intimidada al entrar en una cafetería de moda. Piensan que el barista les va a mirar por encima del hombro (…). Así que escribí un libro para esas personas, un libro que no sólo explica los datos, sino también toda la cultura que hay en torno al café, y a la vez hacerlo digerible con un poco de humor.”

Ruth Brown nos aconseja el método más adecuado para hacer café en casa y palabras que podrías usar al hablar con un barista, un término que lleva usándose desde hace muchos años en países americanos de habla hispana.

Términos cafeteros básicos

Cafetera Chemex y hervidor Hario Buono

Como aperitivo de lo que podrás leer en el libro, a continuación te proponemos una lista de términos básicos para comenzar a ser ducho del café. Aunque no estés muy familiarizado con estas palabras, no dudes en hablar del tema con el maestro cafetero más cercano. Al igual que ocurre con un sumiller y el vino, el barista está ahí para asesorarte sobre el café que te estás tomando.

Acidez

A diferencia de la acidez de estómago o del ácido de la batería de un coche, la acidez del café es algo bueno. El término se refiere a una agradable vivacidad o alegría, como el aliño que hace resaltar mejor los ingredientes de una ensalada.

Amargura

La acidez tiene un hermanito feo que es la amargura, cuya presencia nunca es bienvenida. No se trata de una amargura fresca y agradable como la de un pomelo. Más bien tiene un toque avinagrado y es muy común en los cafés de tostado torrefacto que sirven en los bares de España.

Chute de café

También conocido como café en vena, ojos rojos u ojos inyectados (en sangre, por el insomnio) y otros nombres artísticos. Consiste en tomarse un expreso en una taza de café con leche. Hasta arriba, hasta el borde. A estas alturas, si lo has probado (y apostamos que así es si has conocido la época de exámenes finales), ya sabrás que no es un método de degustar un café, sino una forma rápida y efectiva de cargar tu cuerpo de cafeína. No solo de bebidas energéticas vive el hombre…

Flat white

Este tipo de café con leche es posiblemente la seña de identidad más reconocible de los nuevos cafés independientes que abarrotan las capitales de medio mundo. Su descubrimiento se lo atribuyen tanto neozelandeses como australianos pero se ha extendido como la pólvora en Reino Unido y Estados Unidos, donde Starbucks lo acaba de incluir en su carta. En España no ha causado mucho furor salvo en cafeterías de especialidad. Posiblemente porque el cortado (nuestro orgullo nacional) es primo hermano del flat white pero en versión mini.

Crema

No pienses en la nata. Se trata del término para señalar a la espuma marrón claro que aparece en la superficie del café solo. O debería. La ausencia de esta crema es un buen indicador de que el café no es muy bueno. Pero la presencia de ella tampoco te asegura nada. Los italianos recogen esta mousse en un vasito aparte y la emulsionan con azúcar para añadirla más tarde sobre el café.

Especiado

Si un café te parece especiado es que puedes reconocer alguna especia en él, como la canela, el jengibre o el cardamomo. Cualquiera de ellas están muy bien y son agradables de encontrar en un café. Si por el contrario tiene un gusto a chile o wasabi tenemos un problema con el paladar… o con el barista.

Infusión

El proceso por el cual el agua caliente se perfuma de todos los aromas del café molido. Si no se hace bien, ya sea porque el molido del café es muy grueso o porque el tiempo de infusión es demasiado corto, el resultado será de un café soso y aguado (un aguachirri).

Floración (del inglés bloom)

Verter una pequeña cantidad de agua caliente en el café molido para liberar los gases atrapados antes de su infusión. Básicamente «hacer pederse al café».

Infundir

Es el verbo que significa hacer una infusión, amén de otros significados, algunos de ellos espirituales. Cuando haces un café, té o infusión, estás infundiendo. Este no es un hecho infundado, puedes dirigirte a la página web de la RAE (Real Academia de la Lengua Española) para comprobarlo.

Markus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *