Vocabulario cafetero: Café lavado

Entre la recolección de las cerezas de café y su tueste, existe un paso fundamental que repercute decisivamente en el sabor final de nuestros cafés. Se denomina procesado o fermentación del café y varía en función de la especie (robusta o arábica) y el país productor. Tres son los métodos principales de fermentación: lavado, natural y honey o semi-lavado.

A diferencia del procesado natural, durante el método lavado se separa el grano de café de su cáscara (se despulpa) y, posteriormente, se fermenta en tanques de agua durante horas o incluso días hasta que el mucílago, la capa más fina que recubre el grano, desaparece completamente. La fermentación natural se hace directamente al sol con la pulpa o cáscara.

El proceso lavado otorga sabores más ácidos y cuerpos más ligeros al café. El natural, sin embargo, suelen tener más cuerpo y sabor afrutado.

Markus

¿Te has quedado sin café? Recibe café de especialidad en casa cada mes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *