¿Te has quedado sin café? Recibe en casa café de especialidad cada mes.

Errores más comunes al preparar café en casa

Aunque hacer café no sea un secreto de alquimista, hay maneras y maneras de prepararlo. A no ser que seas un barista profesional es muy posible que estés cometiendo pequeños fallos que pueden arruinar completamente tu experiencia cafetera. Para ayudarte a solventarlos y mejorar poco a poco el resultado final de tu café, hemos preparado una guía que repasa paso a paso los errores más comunes a la hora de preparar nuestra taza de café favorita.

El café

El café no es fresco

Tienes que fijarte en dos cosas:

La fecha de cosecha: seis meses o menor.
La fecha de torrefacción: a ser posible menos de dos semanas para sacarle el máximo rendimiento.

Compras café ya molido

Es necesario moler el café antes de comenzar su infusión. Una vez molido, el café corre el riesgo de ponerse rancio rápidamente por oxidación natural. Por eso, compra el grano y mólelo directamente como mucho 15 minutos antes de preparar el café. Es un pelín más laborioso (especialmente por las mañanas con el tiempo justo) pero la diferencia que notarás valdrá la pena.

Conservas mal los granos

No sabemos quién dijo por primera vez que era buena idea meter el café en el frigorífico… ¡Ni se te ocurra! Conservar el café en la nevera o en el congelador lo somete a cambios bruscos de temperatura al meterlo y sacarlo constantemente, y lo somete a humedades muy altas totalmente innecesarias. Recuerda los seis enemigos de la conservación del café: el calor, el frío, la luz, la humedad, el oxígeno y el paso del tiempo. ¿Qué puedo hacer para conservar el café adecuadamente? Guárdalo en un recipiente hermético opaco y mantenlo en un lugar fresco (que no frío), oscuro y seco. Y por supuesto, limpio.

El café que compras es malo

Así de simple y contundente. Si quieres preparar una excelente cena, probablemente te aseguras de tener los mejores ingredientes, ¿verdad? Para una taza de café ocurre lo mismo. ¿Cómo comprar café de calidad? Sigue los consejos precedentes y busca la fecha de cosecha y de torrefacción en el etiquetado. Asegúrate de comprar café 100% arábica y no caigas en la tentación de cafés mezcla o torrefacto.

También es buena idea que los embalajes sean oscuros para evitar el contacto prolongado con la luz y, por esa misma razón, evita la compra de granos a granel. Por último calcula más o menos la cantidad de café que tomarás en casa en el próximo mes y compra la cantidad necesaria para satisfacer tu adicción durante este tiempo. El café envejece mal, los mejores baristas no dejan que su café esté en las estanterías más de dos semanas.

El agua

Una taza de café contiene hasta un 99% de agua y, curiosamente, tendemos a descuidar esta parte tan importante en su proceso de elaboración. ¿Cuáles son los principales errores que cometemos con el agua?

La temperatura del agua es incorrecta

La temperatura del agua es muy importante y, por regla general, es recomendable que se encuentre entre los 85 y 95 grados. ¿Cómo puedes calcular la temperatura sin un termómetro de cocina? Pon agua a calentar, cuando rompa a hervir que normalmente es a 100 grados, la retiras del fuego y espera un minuto antes de verterla poco a poco sobre el café.

Usas agua del grifo

En general, el agua del grifo está mala, especialmente si vives en una ciudad. Puede saber a cloro, tener mucha cal (lo que también echa a perder tu cafetera) o ser demasiado alcalina… Para evitar sabores indeseados es preferible usar agua embotellada o bien filtrarla con una jarra tipo Brita que ayudan a descalcificar el agua del grifo.

El material

La cafetera

No necesitas una cafetera expreso carísima para preparar un buen café. Con un presupuesto de entre 20 y 25 euros puedes comprarte una cafetera de filtro V60, y con una cafetera francesa, AeroPress o Chemex también le sacarás el máximo potencial a tu café.

El molinillo

Si hay algo en lo que un amateur del café debería invertir su dinero es en el molinillo. Se convertirá en un imprescindible de tu cocina ya que notarás en seguida lo importante que es para conseguir una molienda uniforme y apreciar todos los aromas y matices del café recién molido. En este artículo puedes leer más sobre qué debes saber antes de moler el café.

La limpieza del material

Algunos baristas sugieren humedecer con agua caliente al filtro que vas a usar para evitar sabores indeseados en el café. Y quien dice el filtro dice el resto de los accesorios: lava los utensilios lo antes posible tras su uso y sécalos con un paño limpio, de lo contrario pueden aparecer depósitos de cal. Descalcifica tu cafetera una vez al mes, cada tres meses como mucho.

Y la técnica

Mides mal

Si haces un pastel pones la cantidad de harina, leche o azúcar que dice la receta. Con el café pasa lo mismo: hay que medir las cantidades exactas para preparar un café de calidad. Si todavía no forma parte de tu kit de accesorios, invierte en una báscula de cocina digital. No son caras, son fáciles de usar y te permitirá saber de forma precisa la cantidad de café y agua que usas en cada momento para preparar el café. Si quieres saber la proporción de café y agua adecuada para tu cafetera échale un vistazo a esta utilísima calculadora de ratios que hemos preparado en ElCafetero.es.

Markus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *